Placer de una noche, codena a la muerte

Posted on
  • sábado, 21 de marzo de 2009
  • by
  • Neyder Jhoan Salazar
  • in
  • Etiquetas:
  • por: Neyder Salazar

    El sonido retumbaba sus oídos, el licor invadía su cuerpo, las luces de colores se fundía con el estrober que empañaban la alegría y el jubilo de haber conseguido una compañía para culminar con éxito la rumba, el levante de la noche para un placer pasajero. *Juan José se entregó como hombre en una condena que sería ultimato para su muerte. En su mente invadida por el licor solo había espacio para el placer y no dimensionaba el riego de tener este tipo de aventuras sin precaución alguna. Su historia es una de la mucha de los colombianos que están contagiados con VIH.
    El SIDA es un tema que muchos desconocen porque se sienten ajenos a él, así como se sentía Juan antes de que una mala jugada en la vida, lo hiciera caer. El VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana), es un virus que produce la enfermedad del SIDA. Estar contagiado del virus no implica tener SIDA al instante, ya que este se va desarrollando con el tiempo. La infección por VIH hace que se pierdan defensas y el cuerpo termina siendo frágil a enfermedades múltiples. Esta enfermedad si se medica a tiempo puede ser tratada, de esta manera afrontar el problema de salud.
    En un informe presentado por ONUSID (El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA) se sostiene que el número infecciones por VIH ha disminuido. De 3,0 millones en el 2001 se paso a 2,7 millones en el 2007. Las cifras de los nuevos caso de infecciones registrados en el 2007 son aun altas, se ha producido 2 millones de fallecimientos por SIDA según el mismo informe. También se aclara que más del 96% de infecciones ocurren en países de bajos y medianos ingresos, de estos el 45% son infecciones en jóvenes entre 15 y 24 años. De forma desalentadora el informe registra que por cada dos personas que comienzan un tratamiento, otras cinco se infectan.
    Por otra parte reportes de SIVIGIA (Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública), en un boletín de prensa del Ministerio de protección Social de Colombia, dice que desde 1983 a 2007 hay un acumulado de 57.489 caso de infección por VIH, de estos cerca de 24.000 han fallecido. Estas cifras son aun alarmantes y el nivel de contagiados es alto en el país. El mismo boletín en datos registra que en esa mismas fecha el 76.6% de los contagiados son hombres, el 22.1% son mujeres y un 1.2% sin información. Solo en el año 2007 el 63.9% correspondió a personas de sexo masculino. La Secretaría Distrital de Salud informó que en el 2008 en Bogotá el número de infectados aumento al 20% en un promedio de 3,5 casos diarios en la capital de Colombiana.

    El lo que vivió Juan se repliega el coro de la canción que interpreta María Conchita que dice: “fue una noche de copas, fue una noche loca, bese otros labios, olvide tu boca, manche tu imagen, me perdí yo sola y esa es la historia” Juan reconoce el error de una noche en la que licor conducía sus sentidos, pero no solo beso otros labios diferentes a los de su novia, también tubo sexo. Dos cuerpos se fundían en deseo y se condenaba a portar VIH. Ahora el está perdido entre los muro de cemento de una ciudad fría como es Bogotá. En medio de una caminata por chapinero con una risa nostálgica, pero a la vez de rabia que con sus ojos lagrimeados deja visibilizar, recuerda que en un bar de la 82, una hermosa rubia lo condenó a pagar con su vida el deseo irresistible y que el alcohol avivo en la locura de una noche.

    La infección con el virus radica principalmente en transmisión vía sexual por cosas como no usar el condón. También en menor medida se presentan casos de bebes que nacen infectados por la madre, otra causa es contagiarse por vía sanguínea en algunos casos por trasfusiones de sangre o jeringas contaminadas con el virus. Según la ONUSIDA, la transmisión del VIH es más relativa en poblaciones de mayor riesgo de exposición, como lo son profesionales del sexo y hombres que tienen relaciones sexuales con hombres. De igual forma se sostiene que el principal factor de transmisión del VIH en Colombia, con una prevalencia del 10 al 18% son las relaciones sexuales de hombres con hombres. El boletín del Ministerio de protección Social muestra que “40.9% del total de casos registrados, no tienen identificado un mecanismo probable de transmisión. En los casos donde se reportó un mecanismo probable de transmisión, el 58.1% corresponde al comportamiento heterosexual y el 37.6% homosexual y bisexual”.

    En el caso de Juan su infección con VIH fue por tener relación sexual con una mujer desconocida sin tener mayor protección. Utilizar el condón es la mejor forma de prevenir la infección sostiene el médico Guillermo Trujillo, quien aclara que hay que tener ciertas precauciones con el uso del condón, como es tener en cuenta la fecha de caducidad, guardarlo en un lugar fresco donde no se dañe y colocárselo antes del contacto genital.
    Juan nunca imaginó que estaría viviendo esta situación, nunca pensó que cada paso que da en la calle marca los minutos que resta de su corta vida. Con tan solo 28 años este ingeniero civil tuvo un presentimiento, una voz del destino se lo alertó, pero incrédulo a sus pensamientos cinco días antes de aquella noche de licor, su novia se despido de él, un adiós que sería para siempre y que Juan no pudo comprender. Este Ingeniero no se arrepiente de lo que hizo, asegura que ha disfrutado la vida por eso no hay tiempo para arrepentirse. En busca de oportunidades laborales llegó a la capital de Colombia, aprovechando su título de profesional recién graduado en Cali. Luego de una ardua búsqueda de empleo logró ubicarse en una empresa. En su trabajo conoció una linda joven, se atrevió a conquistarla por más de tres meses hasta que consiguió que oficialmente fuera su novia. Pero esa noche de tragos y rumba solo bastó más de una hora para darle el primero beso y otras cinco para dormir con una mujer desconocida en su apartamento. traicionando a su novia Nunca olvida. Nostálgico recuerda que cambio a su novia que conquisto con mucho esfuerzo y detalles de galantería, por una voluptuosa mujer. Juan afirma que lo hizo por el placer y la debilidad ante un despampanante rubia que cualquier hombre desearía tener, ese día el fue el hombre que cayó en ese encanto que arruino su vida.
    Una noche de viernes luego de salir del trabajo Juan y otros dos amigos entre ellos Armado Burgos, decidieron salir a divertirse y relajarse luego de una jornada laboral difícil. Armando reconoce que se había tomado mucho licor, estaban entonados como llamo Juan a su estado. Cerca de la mesa de ellos había una pareja en compañía de una hermosa mujer, la rubia como la designó Armando quien dice haber quedado también encantado por una diosa que no podía pasar desapercibida. Todod en el lugar la miraban, era encantadora y fueron sus amigos los que incentivaron a Juan para que la sacara a bailar e hiciera su levante de la noche. Juan terminó dejándose llevar por la atracción de la mujer con la que se cruzaban miradas, a la que le ofreció un trago y no dejaba de mirar como si sus ojos fuera la invitación a un profundo viaje de corto placer. Como si fuera una clave del destino una canción pronosticaba el futuro, Juan tomo la fuerza suficiente que el licor le dio, con ese valor saco a la rubia a bailar en medio de un Reggaetón cuya letra decía: “hoy es noche de sexo”. Sus cuerpos se tocaban, era inminente la atracción, el deseo invadió no solo la mente de Juan, también su cuerpo. Recuerda con júbilo el nombre de la mujer, Cecilia fue quien le cortó los pasos a este soñador.
    Luego de bridar juntos, como marcando el inicio de su sentencia, la invito a divertirse en su apartamento, una propuesta que Cecilia acepto. Juan se despido de sus amigos de la mesa. Armando recuerda que su amigo estaba muy feliz y sostiene haber sentido envidia, de la buena suerte de Juan por su gran levante. Un taxi los llevó, entre palabras cortas, pausadas y apasionados besos el viaje se hizo fugaz. Esa noche el frio invadía sus cuerpos, por eso los abrazos no se ocultaban y menos las caricias que calentaron el deseo. En el apartamento copas de vino encendieron el deseo carnal, las prendas se quitaron y sus cuerpos desnudos permitieron lo inevitable. A las seis de la mañana del sábado Cecilia se marchó con una adiós parecido al de su novia, quien luego de saber que Juan tenía SIDA no quiso volver hablar con él. Fueron dos adiós diferentes pero eternos que ahora manchan su recuerdo.
    En la mayoría de los casos los contagiados son estigmatizados y hay una discriminación, un rechazo hacia las personas que viven con VIH. Esto es perjudicial pues es un daño psicológico emocional devastador como lo es la misma enfermedad. También esto limita para que los infectados recurran hacerse las pruebas de VIH, de igual forma para no ser rechazados no revelan su infección, ni se someten a tratamientos, cuidado y apoyo. La ONUSIDA distingue dificultades presentes en los infectados como lo son: “el abandono por parte del cónyuge o la familia, el aislamiento social, la pérdida del trabajo o los bienes, la expulsión de la escuela, la negación de servicios médicos, la falta de atención y apoyo, y la violencia”.
    Juan no solo perdió su novia, también su trabajo, mucho de sus amigos se olvidaron de él. Tal vez el único que lo ha acompañado ha sido Armando. Juan le encuentra poco sentido y motivos que lo impulsen a vivir porque lamentablemente el virus se detecto tarde, por ende el tratamiento llegó de forma retardada, sus defensas son muy bajas la enfermedad esta avanzada, su cuerpo delgado evidencia la situación y Juan solo se aferra aun esperanza divina para él “ya todo está consumado y solo resta mi muerte”
    La idea es la prevención, esto se logra creando conciencia de la alto grado de infecciones con VIH. También tomar medidas al momento de tener relaciones sexuales. Los gobiernos se tienen que comprometer con políticas de prevención. Esta es una enfermedad controlable y avance científico ha permitido desarrollo de fármacos para combatir el virus que causa SIDA. Pero no enfrentamos a un problema de interés económico de los farmaceutas que obstaculizan el fin social de las investigaciones, buscado lucro y no un desarrollo eficaz que permita un control total del virus. A los farmaceutas no les conviene erradicar el SIDA porque para ellos eso es un negocio, una enfermedad más de alto costo. A esto se suma el desconocimiento del virus y rechazó a las personas que lo padecen, ya que se miran como bichos raros. Se presenta deficiencia en los tratamientos y atención por parte de entidades que tienen como fin el tratamiento del VIH. Aun que los programas de tratamiento se ha expandido aun hay mucho por hacer. Según cifra de ONUSIDA en el 2007, se registro que el 57% de infectados recibían tratamiento y menos del 25% de los niños y adultos que necesitaban lo recibieron.
    Juan nunca dimensionó que esa noche de placer truncaría sus sueños, sus ilusiones quedaran en el olvido de los que nadie recuerda, y como en su caso ni siquiera desató la preocupación de su familia.

    *El nombre del personaje de la crónica fue cambiado por petición propia con el fin de protejer su identidad.

    2 comentarios:

    Anónimo dijo...

    neider la primera parte dle articulo tine muchos datos de cifras que suelen ser confusas

    Anónimo dijo...

    en una cronica evite las cifras puede darlas en notas de pie o delas implicitamente ya qu elas cifras le queitan belleza literaria