El Fracaso de la ley de justicia y paz es vía libre para la extradición

Posted on
  • jueves, 15 de mayo de 2008
  • by
  • Neyder Jhoan Salazar
  • in
  • Etiquetas:
  • La noticia de la extradición de 14 jefes paramilitares es el resultado del fracaso de la ley de justicia y paz.
    por: Neyder Salazar
    Hay que recordar que la ley 975 de Justicia y paz fue impulsada por el presidente Uribe, su bancada y la coalición. Esta fue aprobada en el 2005 y tiene como fin reincorporar a la vida civil a los miembros de grupos armados organizados que estén al margen de la ley. El objetivo, o más bien la escusa es conseguir “la paz nacional”. Que realmente a este fin no a contribuido mucho porque algunos de los desmovilizada reincidieron en la conformación de grupos armados o están delinquiendo en otro tipo de actividades.
    A esta ley se vinculan los que no tengan que ver o se financien con actividades del narcotráfico o enriquecimiento ilícito, paradójicamente para nadie es un secreto que los grupos paramilitares se financian del tráfico de estupefacientes, además muchas figurar narcotraficantes entraron al proceso con el disfraz de paramilitar.
    Los que se someten a esta ley deben acudir a versión libre, de esta forma confiesan sus delitos comprometiéndose a contar la verdad, a justicia y a la reparación. Es aquí donde se encuentran algunos de los problemas de esta ley. ¿Cuál justicia? Si esta ley es bastante flexible y deja un grado de impunidad. Como perdonar y olvidar las masacres y crímenes atroces que han cometido los grupos de la AUC. Los benefició que reciben por someterse a ley son bastante benévolos al punto de ofrecer amnistía e indulto es decir los premiamos perdonándolos por cometer crímenes. Recordemos el episodio de Chengue un corregimiento de Sucre, donde se masacraron a 23 hombres al frente de sus familias, y para este crimen se ofreció amnistía e indulto.
    Los que sean judicializados tendrán el derecho a la alternatividad, que permite que la sentencia sea reemplazada por una pena alternativa donde se procesará por mínimo cinco años y máximos 8. Es decir terminarían pagando solo cinco años por matar y cometer masacres.
    La reparación de las victimas ha sido bastante pobre, las propiedades y dinero no son muchas. Yo me pregunto y le pregunto a ustedes para que se respondan interiormente ¿hay dinero que alcance para pagar el sufrimiento de una madre que le mataron a su hijo o el sufrimiento de una niña que ve como su padre es asesinado por un grupo de hombre armados?. ¿Dónde queda el dolor y el sufrimiento?
    Al desmovilizarse tienen que dejar las armas y comprometerse a no seguir delinquiendo. Entran a un proceso de resocialización en el programa de reinserción a la vida civil. Para garantizar este proceso se le da un salario mínimo por un año. Todos sabemos que en Colombia un salario mínimo no es que alcance para vivir. La resocialización a la vida civil no es muy aceptada, muchas personas aseguran que no contratarían laboralmente a un exparamilitar y menos le gustaría tenerlos como vecino. Como consecuencia los reinsertados sin empleo y sin dinero, no tienen otra salida que seguir delinquiendo, robando o secuestrando como sucedió en Mosquera-Cundinamarca donde se capturaron desmovilizados en actividades de secuestro, incluso se reincorporan a grupos armados como es el caso de las Aguilas Negras.
    Por estas circunstancias se puede decir que la ley ha fracasado, y más aun cuando se permite la extradición de Carlos Mario Jiménez, alias macaco, jefe paramilitar. Hay que aclarar que la ley de justica y paz no permite que sus vinculados sean extraditados. Esto se paso por la faja, el gobierno decido sacarlo de la ley para poder extraditarlo y explicando que se hizo porque era un problema de de seguridad, siguió delinquiendo desde la cárcel. Por esta misma razón se extraditaron los otros 14 lideres paramilitares, es decir nuestro sistema jurídico y las instituciones que garantizan la seguridad no tienen competencias ni capacidades para no permitir que se desarrollen actividades ilícitas dentro de una cárcel.
    Macaco es su versiones libres no contribuyó mucho, dice haber participado en masacres pero no mato a nadie y no conoce a nadie. Entregó unas propiedades en un gesto de caridad con las víctimas. Pero qué clase de propiedades porque de un de sus fincas saco o vendió el ganado para no entregarlo al fondo de reparación. Algo así han hecho muchos judicializados de este proceso.
    Macaco se fue sin contar la verdad, sin confesar nada y ¿dónde queda las victimas y la verdad?. Este mecanismo de cooperación internacional ya no hay que verlo como un castigo para los narcotraficantes, ahora son los propios narcotraficantes los que prefieren entablar una negociación directa con Estados Unidos. Como quedo abiertamente conocido en la investigación de los colegas Édgar Téllez Y Jorge Lesmes en el libro pacto en la sombra. Negocian con estados unidos a cambio de dinero, propiedades, información, rutas, posiblemente casa por cárcel y protegidos por la Corte Penal Internacional. Aun así el gobierno garantiza la reparación de las víctimas, pero si no se hizo estando en Colombia, ahora menos con el dinero en manos de Estados Unidos. Es bueno recordar lo que paso con alias rasguño se fue para Estados Unidos con sus secretos de parapolítica y paramilitarismo en el valle. El más interesado en la extradición era el gobierno y el propio Macaco.
    El gobierno fuera de la extradición tenía otra opción judicializar a macaco fuera de la ley de Justicia y paz, con una pena ordinaria de 40 años. Pero pobre Macaco como se va dejar tanto tiempo en la cárcel y es posible que suelte la lengua sobre parapolitica, entonces es mejor tenerlos lejos.
    La Corte suprema en una buena labor fallo a favor de las víctimas de paramilitares para que macaco no fuera extraditado, pero como el gobierno tiene intereses, no permitiría por nada del mundo que la extradición se frenara, es así como el Consejo Superior de la Judicatura revoco el fallo y dio vía libre para la extradición de Macaco y los otros.
    Tal vez la extradición de Don Berna, Gordo Lindo, Jorge 40, Mancuso entre los otros. Es una cortina de humo para ocultar y cortar de raíz las confesiones por nexos de parapolítica y de ocultar o por lo menos bajar la guardia sobre el fraude de la reelección. Ahora solo queda esperar que el Mellizo aun no pedido en extradición sea extraditado y que verdaderamente se garantice el derecho de las victimas a la tan frágil ley de Justicia y Paz.

    0 comentarios: