EL TRABAJO NO ES DESHONRRA

Posted on
  • jueves, 10 de mayo de 2007
  • by
  • Neyder Jhoan Salazar
  • in
  • Etiquetas:
  • por: Neyder Salazar

    Un ejemplo de vida

    El señor Alberto Arias, un humilde habitante de Bogotá, proviene de Barranquilla, llegó a esta ciudad en busca de oportunidades y mejor vida para sus tres hijos y su mujer. Él junto a su mujer y su hijo mayor salen a ganarse la vida y a conseguir “lo de la papa del día”, como el mismo dice. Los domingos día de ciclo vía, Sobre la avenida séptima en un puestito de jugo de naranja, se hacen sagradamente lo de comer y lo de arriendo del rancho. Su trabajo lo hace con mucho amor y le da mucha alegría poder ofrecer un jugo de naranja y mucha vitamina C a la personas que salen a hacer deporte. A Alberto no le interesa lo que la gente piense de su trabajo, ya que para él, el trabajo no es deshonra y más cuando lo que se hace es prestar un servicio que lo llena de gratificación.
    Para cubrir el resto de sus necesidades trabaja en construcción, pero no le pagan lo suficiente. Con lo que gana puede darle estudio al segundo de sus hijos, pues como dijo literalmente “no hay para más, los pobres nos conformamos con eso”. El pequeño de sus hijos se queda en casa y el mayor a veces se va con él. La gran inquietud que me asalto fue: ¿entonces vivía mejor en Barranquilla? En confianza me contesto; “aquí al menos tengo trabajo y le doy comida a mis chinos, aunque me gustaría que estudiaran y fueran importantes, pero para eso trabajo”.
    Esté es un buen ejemplo de vida, que obliga ha pensar. Como hay gente que teniéndolo todo y en trabajos poco honestos, se quejan a comparación de otros que no tienen nada o tienen muy poco. Brindar un vaso con jugo de naranja y una gotas de esfuerzo y sacrificio de un proletario honesto, es mejor que pensar que existen corruptos en corbata, que creen tener mejor estatus y mejor trabajo. Cuando el verdadero trabajo es el que se entrega con amor y honestidad.

    0 comentarios: