La comunicación se construye, un largo pasó a lo alternativo

Posted on
  • martes, 7 de julio de 2009
  • by
  • Neyder Jhoan Salazar
  • in
  • Etiquetas: ,
  • Ha pasado un largo periodo para que la comunicación empiece a dejar el carácter dominador y controlador de la información, para que se reconozca la necesidad de una comunicación participativa y construida. Los ciudadanos reclaman a gritos la inclusión en las dinámicas comunicativas y no seguir siendo los subordinados, a los que los medios buscan influenciar, manipular y engañar.
    Venimos de una sociedad jerarquizada, donde ha predominado el más fuerte, ahora se pasó al de más poder económico, el que tenga mayor poder de domino sobre el otro. Se ha relegado por mucho tiempo a personas que no son parte de la elite. A los indignes se le ha pisado, se les ha querido borrar su tradición, a los campesinos se les han robado su tierras, a unos, a los otros y a muchos se les han vulnerado sus derechos, todo para que unos poco tengan acumulación económica, dominio y poder. Y es que es fin justifica los medios, en sociedades maquiavélicas como la nuestra, en sociedades donde nuestro semejante no importa, y por eso es utilizado, luego desechado y excluido. Estamos marcados por una cultura occidental que siempre busca ventajas y se aprovecha de otros, los utiliza y luego los elimina. El es reflejo de las clases dominantes, y la burguesía que ha manteniendo el control ha cuesta de armas, aprovechamiento y sangre.

    Un largo camino de muchos pasos
    Hemos tenido que esperar años de historia y teorías para comprender que la comunicación es producto de la evolución, que el hombre luego de esa figura de procónsul, esa rata, primate de cinco dedos que originó en evolución al mono africano y terminó en Homo-erectos, capaz de relacionarse y con el aparato fonético desarrollado. Se pasó por la teorías insipiente de los signos y símbolos para comprender la realidad, realidad en la que cada ser está inmerso y hace parte del sistema. Un avance importante después de la escritura que terminó en la mirada de estructura y organizaciones del funcionalismo estructural. El camino no termina, ha sido largo y aun falta el modelo de conflicto social que plantea Marx. El análisis del conductivismo y la relación de causa, efecto, estimulo y respuesta. Abordamos la era de los medios y los avances tecnológico, con ellos nueva teorías a su alrededor, dejando a un lado los vínculos sociales que plantea Ferdinand Tonies, para afrontar teorías como la de bala mágica, la influencia selectiva, el paradigma de Lasswell, la teoría del modelaje, de persuasión tan utilizada en la retorica. Terminamos en la dependencia de los medios y auge de nuevos medios dinámicos y construidos. Todo eso paso, más otros tantos procesos que se me quedan por fuera, pues no es objetivo de este ensayo recopilarlos. Tuvimos que afrontar errores, y experiencias para ver que el objetivo es una comunicación construida, dejando esa dominación mediática a la que hemos estado sometidos.

    Medios, representaciones y dominación
    Sin duda los medios de comunicación y sus contenidos guardan una relación como medio de aparatos ideológico, más aun sin tenemos en cuenta que los medios están en manos de grandes monopolios informativos, que eligen que programar. Estos medios están en manos de clases dominantes, es inevitable que detrás de sus contenidos no tengan una intención en sus mensajes, ya sea influenciar o censurar, no mostrando otro contenido diferente al que les conviene. Se aplica la concepción de Luis Althusser sobre la ideología que se maneja a en los medios[1]. Hemos afrontado una comunicación que afecta la identidad cultural de los pueblos, a los indígenas se le ha querido borrara su imaginario, su lengua, se le ha querido imponer el castellano e incluso el inglés. Los medios aun tienen un dominio social, político y económico marcado por intereses. En Colombia este sistema está manifestado por monopolios de comunicaciones en manos del los mismo que económicamente son dueños del país. Estos siempre han manipulado la información bajo sus intereses particulares, han censurado. Aun estamos en el monopolio de grandes medios qué deciden cada día qué es noticia y cómo hay que divulgarla.
    Colombia ha sido marcada por un escenario de conflicto armado, de abandono de muchas poblaciones, de persecuciones a grupos políticos, a la izquierda. El fin era y sigue siendo descomponer todo accionar que intentara desestabilizar el gobierno y el poder imperante. Y camino hacia la reivindicación, saliendo del abandono y adquiriendo voz propia la ciudanía desprotegida y marginada empieza a levantarse, a reclamar sus derechos, a buscar procesos democratizantes, construidos. La sociedad se dio cuenta que las cosas no se exigen, se empiezan a construir, se ganan y reclaman. En Colombia llegamos a los cincuenta y comienzo de los sesenta con una comunicación funcionalista, que aun parece imperar, pero que se ha ido modificando. Una comunicación vertical, unidireccional, sin tener en cuenta el más mínimo contexto. Aun vemos una comunicación a la que muchos se acostumbraron y a la que los medios le jugaron. Los dueños de medios vieron en la sociedad un público pasivo, que recibe, consume y es fácil para influenciar. Por eso no se les comunica, solo se le informa, simplemente se les trasmitía y se transmite información con fines económicos, esto aun pasa, más en mundo donde impera el poder económico arraigado al neoliberalismo.
    Un gran pasó que demos reconocer fue ese mirada crítica que se le dio a la comunicación, de lo cual pienso que aun debemos mantener porque la comunicación unidireccional en masa aun sigue siendo un hecho. El NOMIC y el informe Macbride que aun aplica para nuestro contexto, fue silenciado, como se calla a un periodista cuando cuenta una verdad incomoda. La comunicación horizontal, participativa, la necesidad de recursos de comunicación en muchos sectores, flujos equilibrados de comunicación y verdadera funciones del estado aun siguen siendo necesarias y urgentes, el informe Macbride debe revivir, seguir siendo punto de discusión[2].

    Vertiginoso viaje

    La comunicación en Latinoamérica se ha enfrentado en un contexto de políticas internaciones capitalista y unos movimientos con otros imaginarios de socialismo. Pero en medio de estos dos surge una mirada más crítica de la realidad. Y es una postura que se aparta de radicales. Radicales que caen en el error de enfrascarse en una sola mirada y no permitir llegar a consensos. Es una postura de intelectuales que permitió abrir espacios de participación donde se construye de forma plural, partiendo del respeto y la tolerancia. Debemos permitir democratizar los espacios para llegar una sociedad más justa y equilibrada. Pero en la historia hay que agradecer a los movimiento revolucionarios, incluso los armados que permitieron de forma insipiente darle un espacio a la comunican alternativa. Pero también la idea de desarrollo abierta al capitalismo permitió que la comunicación se armara de tecnología, solo falta llegar a armonizar todos esos contextos, escoger la aplicabilidad de las buenas experiencias, corregir otras y estar dispuesto a trabajar por una comunicación construida, participativa con personajes activos que estén involucrados en el desarrollo de cada país.
    Venimos de una sociedad que le implantan la autoridad, de seres dominados que le imponen el conocimiento, le infieren lo que tienen que saber y sin derecho a preguntar, a cuestionarse. Se forman ciudadanos cono conciencia inferior a un sistema de gobierno que establece sus principios. Hay que recordar que el régimen que implanta ideales y posturas, dan un conocimiento especifico es de sistemas socialistas o capitalistas. Ambos con intereses que coartan la necesidad de pensar críticamente, de cuestionarse sobre lo que imponen, apostándole al adoctrinamiento de un régimen , independientemente de sistema de gobierno que se tenga. Hay que despertar y formar ciudadanos críticos, que no sean silenciados, que se cuestiones y miren críticamente la realidad para que se vinculen en la construcción de procesos más democráticos. El papel de los medio también debe ser crítico y construido por la ciudadanía, una verdadera retroalimentación, un medio bidireccional.
    Que largo viaje para comprender que la educación bancaria, no contribuye al desarrollo justo de la sociedad. Un proceso largo para empezar y de forma resegada el olvido de ese viejo sistema de comunicación de emisor, mensaje y receptor. Pero como dejarlo si aun la educación sigue siendo jerarquizada, donde hay maestro igual que monopolios que escogen el contenido del mensaje, que deciden que emitir y cómo hacerlo. Teniendo como referencia que siempre hay quien que lo recibe, sin cuestionarse. Que largo pasó para iniciar el viaje en el proceso, Paulo Freire es su conceptos teóricos plantea la educación popular como forma de acción para la comunicación, con una comunicación más justa entre iguales, donde todos pueden aportar. Hay que hacer una restructuración sobre la forma de ver la realidad, de relacionarnos, es todo un cambio de conducta el recibir otro esquema de comunicación. Abierto al dialogo, participativo, de doble vía como plantea Mario Kaplún, quien acertó al afirma que todo proceso de educación es a su vez un proceso de comunicación y viceversa[3].
    Con el avance tecnológico, estamos cada vez menos comunicados y son cada vez más los excluidos de las dinámicas de comunicación. Hay mucho flujo de información que a veces descontextualizan y no cumplen su tarea de comunicar. Además el acceso a los medios es costoso y cada vez más técnico, lo que implica mayor conocimiento y capacitación de ciudadanos que aun se debaten en aprender a leer, escribir, comprender e interpretar.

    Prospectiva

    Se necesitan políticas claras por parte del gobierno para democratizar las relaciones comunicativas, no basta con buena voluntad de comunicadores comunitarios e intervencionismo de ONG’s, el gobierno se debe vincular activamente en el desarrollo de propuestas.
    Estando la comunicación masiva domina por grandes monopolios de medios, el camino es iniciar en lo micro, tal como lo plantea Rosa maría Alfaro, propone mirar la comunicación alternativa desde un nivel microsocial. Es ahí donde se ha iniciado un fuerte trabajo con comunidades vulneradas en trabajo de comunicación, comunitaria y alternativa, mostrando la otra cara de la realidad. Tal vez algún día no muy lejano porque la internet está ayudando acortar distancias, veamos medios que lleguen a grande masas, pero que no controlen la información, que esta sea libre y no esté monopolizada. Tal vez pasemos de lo micro con un gran trabajo desarrollado a masificar propuestas en internet, plataforma que permite ser un espacio construido. El periodista Mark Tapscott, en su artículo Internet revolution is forcing transparency, expresa la importancia de los blogs y su capacidad para incrementar la transparencia y la verdadera libertad de expresión. Sostiene de forma certera que el fenómeno del blog ha acabado con el monopolio de los grandes medios. Los blog están obligando en la actualidad a una mayor transparencia en los medios de comunicación[4]. Pienso que el escenario propicio para emerger de lo micro y llegar a las masas es la internet. Aun así no toca dejar de lado trabajo de la comunicación alternativa que se ha venido gestando de forma valiosa, aportando una forma clara, critica y contextualizada de ver la realidad en sectores marginados. Estos sectores incluso la internet los tendrá excluidos por los factores económicos que implica la tecnología. Estas poblaciones marginadas no cuentan con estos recursos, pero el paso sería que pudieran acceder a ellos, se les capacitara para que hicieran el escenario suyo, propios para visibilizar sus realidades. Si se le apunta el término que plantea Kaplún, la internet sí que permite una comunicación entre EMIREC.

    El papel del comunicador popular

    No puedo terminar este ensayo sin referirme a la figura de los comunicadores en los procesos de la comunidad. Una figura indispensable que vive de proyecto y de amor a la comunidad. A un lado quedo esa figura del medio que impone, esa figura que aun se mantiene pero que se tiene que eliminar. Por ende queda excluido ese comunicador prepotente que cree que su labor es indispensable y que llega a imponer su voz, sin conocer el entorno, sin crear diálogos con la comunidad. Los comunicadores son facilitadores, incluso mediadores de los proceso de una comunidad determinada. A un lado quedo la figura de los comunicadores dominadores, ahora es solo una voz orientadora en la participación de la comunidad. Hablamos de actores, personajes que son activos así suene redundante. El comunicador no es dueños de sus estrategias que incluyen medios. Sus medios son del pueblo, es el mismo pueblo el que construye y participa. El comunicador tiene en sus manos una ardua tarea de hacer visibles realidades, de facilitar desarrollo y bienestar para hacer comunidades activas que aporten a la democratización de una sociedad con múltiples conflictos y problemáticas.
    Hay una necesidad de que se generen contenido propio, que la comunidad opine sobre qué quieren oír. De esta forma se incluye a la comunidad, esta participa y siente el medio suyo. Hay que dejar claro el error que se suele cometer porque a veces creemos que estamos trabajando con la comunidad desarrollando contenidos, pero tenemos el poder, el control del medio y excluimos a la comunidad para que esta participe. Pensamos que por tener el conocimiento y la educación, tenemos el derecho a imponer nuestro parecer, nuestra temática y hacemos los mismo de los medios masivos, controlar pero con otro contenido. No hay que olvidar que la comunidad construye la comunicación, la propone, la trabaja y la discute. Se debe propiciar y permitir el desarrollo, y la construcción de escenarios con la comunidad activa.
    La labor es tan grande que se deben crear tejidos comunicativos y organización en comunidades donde eso no les importa de lo más mínimo, porque lo que tienen es hambre, no quieren medios, quieren comida. Y es ese el tipo de escenarios a los que se enfrenta los comunicadores, ahí está su ardua tarea. La estrategia para conseguir desarrollo de la comunidad es amplia y esta varía dependiendo de los fines y del contexto, como dice Marco Marchioni, no hay una metodología neutral que valga para cualquier finalidad en el trabajo comunitario[5]. Entonces en la capacidad del comunicador radica de un buen análisis de la comunidad, para originar, proponer y crear de forma creativa estrategias que permitan de desarrollo de vínculos y participación. Partiendo de las necesidades de la comunidad, de sus entornos, de sus capacidades. Como dice Marchoni partir de lo existente, de las condiciones y los recursos con lo que cuenta la comunidad, de esta forma se vincula a la participación y se permite ampliación y apropiación de los procesos por parte de la comunidad. Solo por medio de la organización de la comunidad se va conseguir materializa muchas propuestas, pero solo así es como podrán exigir el subsidio a un gobierno de turno, y al estado para responder con su papel para siempre. Es un trabajo en equipo, abierto a la participación de todo aquel que se quiera vincular, propiciando un espacio para la vinculación incluso de las administraciones, del gobierno que con política debe empezar apoyar los procesos comunitarios. Es decir la comunicación alternativa no es solo de comunicadores, es un trabajo de la ciudadanía y de la sociedad, todos en un solo esfuerzo, el bienestar, de inclusión, de mejorar condiciones de vida y el democratizar las relaciones.

    Otra referencia bibliográfica:
    -libro, teorías de la comunicación de masas (M.L: De Fleur Sabdra J. Ball-Rokeach)

    - Enrique Caporali y José Fernando Sánchez, Medios alternativos y procesos de participación (UNAD 1997)

    [1] Louis althusser, ideología y aparatos ideológicos de Estado.
    [2]
    Informe McBride, doucmuento completo, UNESCO. Disponible en línea: http://unesdoc.unesco.org/images/0004/000400/040066sb.pdf

    [3] Mario Kaplún, El comunicador popular. Cap. La comunicación en la acción popular - modelos de educación y modelos de comunicación, p. 63-104.

    [4] Mark Tapscott. Revolution is forcing transparency [en línea] 11 noviembre 2004. Disponible en: http://www.heritage.org/press/commentary/ed111104a.cfm. [Consulta: 09 mayo 2009].

    [5] Marco Marchioni, Comunidad, participación y desarrollo. Cap. 1 elementos teóricos y planteamientos básicos de la intervención comunitaria, p. 9-44.


    0 comentarios: