Lo que debería ser una calle, se convirtió en la marca de un río en épocas de invierno

Posted on
  • lunes, 16 de junio de 2008
  • by
  • Neyder Jhoan Salazar
  • in
  • Etiquetas:
  • Mientras se celebra el San Pedro nos olvidamos de las problemáticas sociales de nuestra ciudad. Este es un llamado para decir: también hay otra Neiva, la olvidada y tan desamparada en San Pedro.

    Problemática que afronta la comunidad de barrio la Libertad en la comuna 5.



    Cristian, Natalia, María y Leidy juegan creando figuras como una forma de entretenimiento, haciendo útil el barro. Este es el elemento que deja el agua cuando pasa por el frente de sus casas en lo que debería ser una calle y ahora es un lodazal intransitable, lleno de hondos huecos que forman un depósito de agua sucia.




    Por: Neyder Jhoan Salazar Torres


    Leidy quisiera contar con una calle por donde pueda caminar y llegar a su casa cuando viene del colegio, de la tienda o de jugar con sus amigos. Sin tener que enfrentarse a una travesía, saltando charcos, pisando piedras, todo para no caer en estos inmensos huecos y aporrearse. Quizás hasta el momento ha contado con suerte pues de sus caídas aun no ha terminado por fracturarse.
    Este es el drama que tiene que vivir los habitantes del barrio la Independencia en la comuna cinco de Neiva.
    La problemita terminó por destrozar lo que era una calle. Ahora de esta solo queda una trocha, parece un lugar inhóspito de alguna zona rural con difícil acceso, pero no lo es. Esta es la carrera 34ª entre calles 9 y 11 en plena ciudad capital de Huila, donde se supone que tendría que haber vías de acceso y un sector digno para vivir sin ningún tipo de peligro. El daño ya cubre tres cuadras, se ha ampliado por siete años y son más de 50 familias las afectadas directas por el mal estado de la vía y por no contar un sistema colector de aguas lluvias.
    La comunidad de este sector se ve totalmente afectada, Mónica Sánchez Quintero líder comunitaria y dueña de un hogar infantil sostiene el peligro al que se ven afectados los niños. Asegura que para llegar al hogar es muy difícil por el mal estado de la vía. El acceso a esta casa y a otras es bastante complicado y la única forma de hacerlo es a pie, tal vez con botas de caucho y haciéndose a la idea que es un trayecto donde incluso se podría practicar deporte extremo.
    En épocas de invierno sus habitantes pasan a vivir a la margen de un poderoso río que baja con gran potencia por la que debería ser la calle del frente de sus casas. En estas épocas el problema se acrecienta, ya que se corre el riesgo de una avalancha o desbordamiento que incluso podría arrastrar con casas como la de Mónica. Si cuentan con suerte es probable que las viviendas terminen solo inundadas, afectando sus electrodomésticos y enseres como sucede en la mayoría de veces. Pero para consuelo de sus dueños al menos la casa está en su lugar y no fue arrastrada por las aguas lluvias que bajan por el río que se forma a la ladera de sus casas.
    Mónica sostiene que las noches no son tranquilas y peor si llueve, ya que hay una eminente preocupación por sacar el agua o salir huyendo si se inunda su hogar.

    La residencia de Marta otra habitante del sector corre el riesgo de perder el pequeño anden peatonal, pues cada vez se desbarranca más. ¿Si este se cae como va hacer para llegar a su casa o para mandar a sus hijos a la escuela?
    Ella explica que esta situación pone en riesgo a sus dos hijos, su hijo menor se cayó a uno de los inmensos hoyos, corrió con suerte, de esa caída solo quedo un pequeño raspón y la preocupación de que su hijo sin el andén de su morada vuelva a caer lamentado algo peor.

    El agua que baja por la calle ya amenaza con afectar tuberías e incluso la instalación de gas domiciliario, si esta se destruye el caso sería más lamentable por el esparcimiento del gas. Este río que baja por la carrera 34ª termina por inundar la calle 11 sumando otro inconveniente de paso vehicular para los carros que se dirigen al barrio Vergel por esta zona.

    El riesgo sin duda es bastante alto, si los entes gubernamentales no toman medidas, esta zona podría pasar a ser de alto riesgo debido a que es vulnerable para presentar una emergencia y un desastre mayor si no se hace una eminente pavimentación por parte del gobierno municipal.
    Sus habitantes preocupados por la situación y los muchos llamados sin solución han optado por entablar una acción popular en contra Empresa públicas del Municipio de Neiva buscando la adecuación de un colector de aguas lluvias de esta forma canalizar las aguas que deterioran la vía y que vienen de barrios aledaños como Ipanema y la Floresta.
    El primer pasó de la comunidad buscando una solución, la tomo la Junta de Acción Comunal del barrio, mandaron una solicitud formal a Empresas Públicas para la restitución de redes de acueducto y alcantarillado. La respuesta fue una revisión técnica de evaluación. Luego aun que demorado se hizo la intervención de cambio y reparación del alcantarillado, pero queda faltando el colector de aguas.
    Para mitigar la situación que afrontan, la comunidad empezó a tomar sus propias mediadas, entre ellas esta hacer muros de contención con costales llenos de arena para detener el agua que amenaza con entrar a las casas. A pesar de los problemas económicos, los habitantes con esfuerzo logran recoger dinero para que entes privado aplanen parte de la carretera que no tiene inmensos cráteres, así hacerla un poco transitable y permitir la llegada al menos caminando de los habitantes a las viviendas sin sufrir una fractura de tobillo.
    Flor Nancy Molano, líder que ha realizado gestiones infructuosas asegura que en tiempos da campañas políticas les hacen promesas y nunca le cumplen. Incuso afirma que la ex-alcaldesa Cielo González estuvo en la zona afectada pero nunca le dio solución.

    Flor Nancy confirma que a las situaciones anteriores se suma el problema del agua depositada en los inmensos hoyos de la vía. Esto produce infecciones en la piel y la proliferación de insectos. Flor sostiene que “se han visto tres casos de niños han presentado dengue por los focos de zancudos, en una ocasión por poco una niña se muere por el dengue”

    Mientras los entes gubernamentales les dan una pertinente solución a esta problemática social, los niños juegan con lo único útil que deja el río que pasa por calle del frente sus casas, “El barro”. Ojala que no se acabe primero el barro de la calle, mientras le dan una oportuna solución. ¿Por qué entonces con qué jugaran los niños?
    Tal vez corriendo con sus amigos por una calle pavimentada, sin peligros de una caída para llegar a sus casas.

    0 comentarios: