Construir la paz un ejercicio ciudadano

Posted on
  • jueves, 1 de diciembre de 2016
  • by
  • Neyder Jhoan Salazar
  • in
  • Etiquetas:
  • Unos actores fundamentales para la construcción de la paz son los niños y las niñas, población muchas veces  vulnerada en sus derechos y pocas veces escuchada por los adultos.


    Niños y niñas constructores de paz, se tomaron las calles de su comuna. En sus rostros las sonrisas  se conjugaban con la pinta de la paz, esa misma que portaban en banderas blancas mientras sonaba el redoblante e invitaban a la comunidad a un carnaval para que escucharan sus programas radiales.


    Esa alegría se vivía minutos antes de empezar el evento de graduación de los niños y las niñas como constructores de paz. Un proyecto que se desarrolla en Neiva, muy  valioso, puesto que le apuesta al ejercicio pedagógico de pensar una sociedad  a partir del diálogo y el respeto.  Un proceso que se desarrolla con la metodología de la investigación y la acción, por parte del  semillero de investigación, Tejiendo Sociedad de la Universidad Uniminuto, apoyada por la Fundación Amigos del Padre Rafael.



    El trabajo de estudiantes de los programas de Comunicación Social, Psicología y  Pedagogía ha permitido brindar un acompañamiento interdisciplinario como ejercicio de praxis entre la comunidad, la universidad y su entorno.

    Son niños, niñas y adolescentes de la comuna 10 de la capital opita, muchos bajo difíciles condiciones económicas y de hogares conflictivos que han encontrado la posibilidad de abonar un camino de diálogo para la construcción de la paz, así sus sonrisas no se sigan apagando y por el contrario florezcan con más sueños.   Según la coordinadora del proyecto, Luisa Fernanda Aguas, los constructores de paz son una posibilidad de generar cambio y transformación, “si se puede cambiar nuestra realidad porque es el  derecho a soñar y cambiar la situación. Soñar la paz es la posibilidad del cambio por medio del diálogo”.

    Luego de diversos  talleres en  los que predominó el aprender jugando como mecanismo de integración,  se logró hacer la caracterización de los actores y la comunidad,  por medio de la  cartografía social se dibujaron los barrios, sus casas y su entorno. Los niños y las niñas evidenciaron la necesidad de espacios y de ser escuchados. “Los niños decían que tenía miedo, por lo tanto es necesario romper esos miedos y se hace a través de diálogo, ahí empezamos a tejer la paz y a desaprender de la violencia, ya que el diálogo es la alternativa”, puntualizó Aguas, luego de escuchar un cuento sobre los fantasmas que acechan la paz.

    Otros asuntos abordados fueron las prácticas comunicativas, las nociones y las prácticas de paz. Los niños y las niñas  elaboraron productos radiales, por medio del cuento en el que expresaron sus pensamientos, su visiones y propuestas de paz para ser escuchados. Estos programas  fueron socializados con los  padres y miembros de la comunidad  como una estrategia pensada en la construcción de la paz para desarrollo comunitario y social en la ciudad de Neiva.

    El proyecto permite identificar la necesidad de dialogar como mecanismo de convivencia, “Paz es confiar en el otro. Escucharse entre todos y solucionar los problemas mediante el diálogo. Es que  la construcción de la paz como  ejercicio ciudadano empieza desde los niños. Ellos piensan y hablan, escuchémoslos que son ellos los próximos líderes”, reconoció la coordinadora. Por eso, estos niños y niñas hoy son fuente generadora de cambio para construir la paz en los  hogares,  sus colegios, el  barrio, la  ciudad y el  país.


    0 comentarios: