El impacto de las regalías

Posted on
  • lunes, 18 de octubre de 2010
  • by
  • Neyder Jhoan Salazar
  • in
  • Etiquetas:
  • Tema de interés nacional

    El debate de las regalías es agudo, ya que son múltiples intereses que están en juego. Su análisis se puede hacer desde múltiples perspectivas. Es un asunto que en la reforma implica centralizar la administración de los recursos y desconoce el impacto arrasador de la minería.

    La reforma que se discute en el Congreso, establece una transferencia que sería girada desde Bogotá. Dinero que por concepto de regalías reciben los municipios que tiene impacto de la industria minera y de hidrocarburos, un importante renglón de la economía de país. Hay municipios que el ingreso de regalías representan el desarrollo económico de la zona, tan solo del sector petrolero 155 municipios reciben ingreso directo o indirecto por concepto de regalías.

    El mayor argumento para hacer una reforma al tema de la regalías son los múltiples casos de manejo irresponsable de los recursos por administraciones locales. Entidades territoriales enmarcadas con la gestión ineficaz de los dineros y la corrupción política. Sin embargo, el tema va más allá del manejo adecuado de los dineros y su inversión, implica una conducta de muchas figuras políticas que llegan al poder local buscando favorecer sus bolsillos con los dineros públicos a través de artimañas, en su gran mayoría relacionadas con contratación. Es decir el manejo de los recursos se representa en un tema de corrupción política que predomina en muchas esferas el país. Uno de los casos más sonados fue el del alcalde de Montelibano en Códoba, Edison Rangel investigado por mal manejos de recursos proveniente de regalías y luego capturado por corrupción.

    Si bien se plantea repartición equilibrada de los recursos con un sistema de redistribución de la plata por ser provenientes de un reglón económico del que todos los colombianos se deberían beneficiar, dejar que los gobiernos locales no tengan injerencia en ellos, no implica que se abandone la corrupción. Es un tema de cambio de consciencia de los políticos que llegan al poder y que realmente los dineros tengas su uso adecuado en inversión social que tanto necesita el país. Para aportar a esto, sería inevitable mejorar los mecanismos de vigilancia y control de inversión que muchas veces como órgano también hace parte del juego de la corrupción.

    Además, el desarrollo de mucho municipios depende exclusivamente de ese recurso, por ejemplo en Neiva para principio de este año se suspendió el envío por concepto de regalías porque había información incompleta y errónea en manejo de $7.000 millones. Lo que implicó que ciento de niños dejarán de estudiar, ya que estaban siendo beneficiados con subsidios escolares como alimentación provenientes de estos recursos. Lo que evidencia el impacto de los recursos en muchas zonas del país, donde son necesarios.

    Igual el uso inadecuado de estos recursos no es igual en todo los municipios, un claro ejemplo de esto es el municipio de Yopal, donde se lograron desarrollar proyectos educativos mejorando la cobertura, estructuraron proyectos de salud ahorrando costos y se vio un cumplimento en las obras desplegadas.

    Un tema de fondo

    Pero el tema va más allá, si bien el país recibe por conceptos de regalía recursos considerable que deberían mitigar las pocas condiciones de vida de los territorios, éste resulta ser un porcentaje irrisorio que se recibe por la explotación de los recursos del país. Es una explotación con dimensiones, sociales, económicas y ambientales. A diferencia de lo que recibe la Nación por este concepto, son las empresas explotadoras de los recursos, la que se quedan con los grandes dividendos, en su gran mayoría perteneciente a la industria multinacional y trasnacional.

    Por otro lado, está presente el avance arrasador de la industria minera que se extiende por todo el país, útilmente se demuestra que el oro se ha vuelto un problema social que trae muerte. La explotación del carbón representa el abuso de los obreros con malas condiciones laborales. También los múltiples proyectos hidroeléctricos demuestran la complacencia del Gobierno en el aprovechamiento de los recursos a cambio de un poco porcentaje de regalías. Es decir en esta medida es una reforma que le apuesta al juego del interés económico de las arrasadoras multinacionales mineras que invaden el territorio. Una explotación a gran escala, de gran impacto y de poca retribución o a la menos no representativa como debería ser cuando particulares hacen lucro de los recursos de un país.

    A esto hay se suma que es una reforma como muchas tomadas desde un pedestal y poco consensadas con la población que terminan siendo lo supuestos beneficiados de los recursos, es así cómo las comunidades indígenas reclaman el derecho del uso de eso recursos desde sus cosmovisión en sus territorios sagrados, pero su posición poco es tenida cuenta en el debate. La reforma de las regalías se montó en un pedestal de intereses del Gobierno, que vulnera la participación de las comunidades.



    Información relacionada: *Lo falso y lo verdadero en el proyecto de regalías
    *Colombia: El zarpazo de las regalías






    0 comentarios: