Crónica sobre la ilusión de un triunfo

Posted on
  • domingo, 20 de diciembre de 2009
  • by
  • Neyder Jhoan Salazar
  • in
  • Etiquetas:
  • El camino de una victoria efímera donde el Atlético Huila protagonizó el sueño de obtener una estrella, en un agonizante partido del cierre de una exitosa temporada.

    Por: Neyder Jhoan Salazar
    Bajo la dirección de Guillermo “Teacher” Berrío luego de 17 años de tambaleo y permanencia en la categoría A del Fútbol profesional Colombiano. El Huila en el mejor debut de su historia llegó a la final otra vez. Sólo dos episodios le han dado grandeza al Huila, en el 2005 clasificó a los octavos de final y en junio del 2007 perdió la final frente al Atlético Nacional. Este año la hazaña se repitió contra el Independiente Medellín, otra vez se perdió contra un equipo paisa.

    Luego de una exitosa temporada con 41 puntos el Atlético Huila entró a cuadrangulares en una fecha llena de ilusión para obtener su primera estrella. Estrella que tal vez sería el mejor homenaje a sus compañeros el cañonero Herman Córdoba y Mario Fernando Beltrán quienes murieron en un accidente. Este trágico episodio en esta temporada fortaleció la unión del equipo y los deseos de alcanzar la victoria. También aumentó el apoyo de una hinchada que hasta último momento creyó con fervor que cumplirían el sueño de la estrella.
    El sueño de alcanzar la tan anhelada se hacía presente otra vez luego del preámbulo, un partido contra Independiente Santa Fe que el Huila dominó marcando cuatro goles contra uno. Lo que le permitió a este equipo entrar a la final por el grupo B con 11 puntos. Un paso más cerca de la estrella que dejó a la ciudad reventada de alegría. Caravanas, gritos y caticos eran la expresión de la emoción de una ciudad alborotada por pasar a la final.

    El primer encuentro contra el Medellín en el partido de ida se vivió en el estadio Plazas Alcid que retumbó de lo lleno y dejó boletería agotada anticipadamente. Este estadio que se baño de verde y amarillo fue testigo silencioso de la euforia de los opitas que duró hasta que Jackson Martínez aguó la fiesta con el único gol de noche en los últimos minutos. Así fue como quedó vencedor el Independiente Medellín. Sin embargo la pérdida dejó intacta las ganas de soñar con la estrella. El Huila por más que intentó no anotó, oportunidades perdidas que dejó la fe despierta, tal como decían sus hinchas “la fe es la última que se pierde, para eso quedaban 90 minutos en el juego de vuelta”

    A la seis de la tarde el duelo futbolístico se repetía, era el segundo encuentro que inició otra vez con el estadio lleno, y ahora era el rojo y azul de la hinchada del poderoso el que predominó en el Atanasio Girardot. La buena noticia para los huilenses llegó, el delantero goleador, Iván 'Champeta' Velázquez abría la nomina a pesar de su lesión. Con la energía y las ansias puestas arrancó el partido, los ánimos desbordados de la hinchada se confundían con incertidumbre que guardaban por el gol que les llevan.

    Jackson Martínez goleador del Medellín se acercó al arco, hizo retumbar el estadio al minuto 18 con un tiro libre bien pegado que fue salvado por Luis Estacio. Fernando Mosquera del Medellín con ágil velocidad se acercó de nuevo pero Estacio otra vez fue protagonista logrando salvar el arco. A los 30 minutos de juego Medellín se hace notar con tres llegadas, a partir de ahí el Huila que estuvo a la defensiva cambió de ritmo y dominó el balón, presionó sin llegadas contundentes. Al minuto 41 el Huila llegó, sorprendió al arquero Bobadilla que logró atajar el balón. Al minuto 43 con un tiro de esquina, Erwin Maturana anotó de cabeza en una oportunidad que se estaba buscando. Aumentó la tensión del juego, ese gol igualó el marcador final de la serie y alimentó el deseo de ganar, la ilusión se hizo más fuerte.

    A los 53 minutos en el segundo tiempo el Huila sorprendió con una llegada que hizo exaltar a los hinchas del poderoso. El ritmo del juego aumentó, las llegadas fueron compartidas y parecía que los penales sellarían el encuentro. Iban 65 minutos y Jackson en su primera opción del segundo tiempo para el Medellín se equivocó con la cabeza y se salvó el Huila. Pero es el mismo Jackson que al minuto 23 ratifica su condición de goleador, como corrigiendo su error hace explotar el júbilo de la hinchada con el gol del empate. Un segundo gol de Luis Fernando Mosquera a los 27 parecía sentenciar el duelo. La quinta estrella para el “poderoso de la montaña” se hacía visible con su contundencia al marcar y que se contrastaba con el dominio del juego del Huila que empezó a bajar. Sin embargo el sanjuanero se volvió a escuchar, sus jugadores no se dieron por vencidos y a los 84 minutos empataron con el segundo gol de cabeza que marcó Lewis Ochoa. Suspenso y un grado alto de tensión se vivió en los seis minutos finales.

    La alegría del inicio del juego con el primer gol de Huila se empañó con la victoria del Medellín en un partido que terminó empatado 2-2 y que dejó un resultado final de tres goles contra dos en el cierre de la serie. La sufrida hinchada del Medellín como se conoce, celebró con felicidad la victoria y la consecución de la quinta estrella en la clausura de la Copa Mustang II.

    Los hinchas del Huila que observaron el partido en pantallas gigantes en diferentes establecimientos de la ciudad sufrieron y gritaron por cada minuto del agonizante juego, ahora lucen tristes, no pudieron hacer caravanas de satisfacción por las calles, no obstante celebran el legro del Huila al llegar a la final.

    El Huila vio esfumarse el titulo, perdió otra vez la oportunidad de tener su primera estrella en un tensionando partido. Sin embargo este encuentro dejó en la mente de sus hinchan el buen juego de una exitosa temporada en la que se permitió soñar con una estrella. El Huila representará a Colombia en la Copa Sudamericana 2010, por ahora la estrella seguirá siendo un anhelado sueño producto de la fe que profesa su hinchada porque Medellín es el que se prendió de alegría con el pitazo final que hizo retumbar la tribuna.

    El ganador del debut de técnicos nuevos en la dirección de equipos de fútbol profesional fue Leonel Álvarez y mientras el “Teacher“ piensa que merecían el triunfo, la historia del fútbol de Huila le reconoce su buen trabajo al permitirle a este equipo dar una paso más cerca de la efímera estrella. Los hinchas del Huila no pudieron adelantar la fiesta del San Pedro, pero la alegría se puede palpar en cada persona que vio como el Atlético Huila llegó por segunda vez a la final. Está vez contrarió a lo que afirmaban los opitas el Medellín no le tocó comer Asado Huilense aunque si bailaron al son del Sanjuanero.


    0 comentarios: